Filtros

FILTROS

Precio
79 249
Altura
41 cm 50 cm
Anchura
41 cm 50 cm
Profundidad
41 cm 50 cm
Color
+ Más opciones - Menos opciones
Mostrando 1 - 4 of 4 ítems
Mostrando 1 - 4 of 4 ítems

Puff decorativos 


Los puffs son la mejor manera de crear un ambiente juvenil y desenfadado en nuestra decoración, pensado originariamente para modelos y estilos más industriales en donde los muebles tenían que ser muy contados y con una gran funcionalidad práctica. Con este sentido los puffs tienen una doble función: por un lado son muy prácticos y cómodos ya que carecen del armazón en la estructura de un sofá o de un sillón, pero por el otro cuentan con un abundante relleno que permite acomodarse fácilmente y adaptarse a la forma de la persona. Sin embargo, en los puffs destaca la funcionalidad sobre la estética : están asociados a un tipo muy concreto decoración con los conceptos muy claros y sobre todo muy fáciles de combinar. 


Los puffs pueden ser un elemento decorativo muy versátil dentro de nuestro hogar, por un lado son muy fáciles de transportar de un lugar a otro de la casa así que podremos utilizarlos conforme a nuestra necesidad y almacenarlos cuando no los necesitemos; por otro lado los puffs son muy útiles en situaciones de emergencia como visitas inesperadas o como mueble de exterior, ya sea en una terraza o incluso en el jardín. Su gran comodidad los hace una opción muchas veces preferida los clásicos sillones o sofás que podemos tener en nuestros hogares y son los reyes imbatibles en los estilos de decoración más juveniles. 


Los puffs son muy variables en cuanto al tamaño. Podemos tener puffs grandes en dónde abunda la tela y sobre todo el relleno o puff pequeños que podremos colocar en zonas estratégicas de nuestra casa o utilizarlos donde mejor nos convenga sin demasiada dificultad. También tenemos que desterrar de nuestra cabeza la idea del puff como un saco de tela informe, actualmente muchos de ellos cuentan con formas bastante variadas y sobre todo con diferentes grados de rigidez dependiendo de la sensación que queramos provocar. También tienen diferentes motivos en cuanto a la tela y a los materiales utilizados en ellos. 


Taburete puff 


Cuando piensas en un taburete normalmente solemos pensar en el típico de madera de 3 o de 4 patas, pocas veces podríamos llegar a pensar en un puff como una forma alternativa de taburete. Las forma tradicional del puff es el saco de tela informe, sin embargo dependiendo de la rigidez que utilizamos en el relleno y el tipo de tela podemos hacer que adopte una forma determinada. Una de las formas más populares para este tipo de puff es la forma en cubo, que normalmente suele servir como sustituto para taburetes y cojines amplios. 


Es difícil que un cojín acabe manteniendo la forma durante demasiado tiempo y les tendremos que ir cambiando el relleno, de la misma manera un taburete tradicional suele ser rígido y poco cómodo si esperamos que la persona se siente durante mucho tiempo en el. En este sentido el taburete puff combina lo mejor de ambos mundos, por un lado es cómodo cómo podría llegar a serlo un cojín y por otro es capaz de mantener la forma y la postura cómo podría ser en un taburete. Usar un taburete puff también nos asegura que vamos a ser capaces de mantener una mejor postura que si estuviéramos directamente sentado sobre un cojín y que a la vez no vamos a estar tan incómodos y por lo tanto cambiando continuamente de postura como podríamos estarlo en un taburete durante varias horas. 


Puff rígido 


Dentro de las diferentes combinaciones que podemos tener entre el relleno y la tela dentro de un puff de un taburete una de ellas es apostar por un puff rígido. Gracias a la rigidez que podemos darle al relleno y sobre todo a la resistencia de la tela podemos crear una sensación de robustez. Este tipo de rígidos mantienen mucho mejor la forma y ayudan a tener una postura correcta, pero tiene la desventaja de no ser tan fácilmente manipulables cómo serían los puffs suaves. Tampoco permiten adoptar la forma que queramos y carecen de la facilidad para recordar la forma que solemos asociar a un puff tradicional. 


Puff ovillo 

Otra manera que tenemos de encontrar los puffs es en la clásica forma de ovilla, en esta forma no son tan rígidos ni mantienen tan fácilmente la compostura cómo sería un taburete puff pero aún así son muy cómodos y sobre todo encajan muy bien en decoraciones más modernas y desenfadadas. Si lo que tenemos es una decoración moderna o minimalista, seguramente el utilizar un ovillo nos permitirá prescindir de otros elementos como pueden ser los taburetes o incluso algunas sillas. Combinada con una mesa baja de café un puff puede ser una solución muy cómoda y que no nos causará ningún tipo de dolor en la espalda o a articular. Además gracias a su facilidad para recordar la forma pero con la suficiente rigidez, podremos colocarnos diferentes maneras en nuestro puff: usándolo como taburete, cómo cojín o como apoyo para la cabeza mientras descansamos el cuerpo en el resto del suelo.

Puff decorativos 


Los puffs son la mejor manera de crear un ambiente juvenil y desenfadado en nuestra decoración, pensado originariamente para modelos y estilos más industriales en donde los muebles tenían que ser muy contados y con una gran funcionalidad práctica. Con este sentido los puffs tienen una doble función: por un lado son muy prácticos y cómodos ya que carecen del armazón en la estructura de un sofá o de un sillón, pero por el otro cuentan con un abundante relleno que permite acomodarse fácilmente y adaptarse a la forma de la persona. Sin embargo, en los puffs destaca la funcionalidad sobre la estética : están asociados a un tipo muy concreto decoración con los conceptos muy claros y sobre todo muy fáciles de combinar. 


Los puffs pueden ser un elemento decorativo muy versátil dentro de nuestro hogar, por un lado son muy fáciles de transportar de un lugar a otro de la casa así que podremos utilizarlos conforme a nuestra necesidad y almacenarlos cuando no los necesitemos; por otro lado los puffs son muy útiles en situaciones de emergencia como visitas inesperadas o como mueble de exterior, ya sea en una terraza o incluso en el jardín. Su gran comodidad los hace una opción muchas veces preferida los clásicos sillones o sofás que podemos tener en nuestros hogares y son los reyes imbatibles en los estilos de decoración más juveniles. 


Los puffs son muy variables en cuanto al tamaño. Podemos tener puffs grandes en dónde abunda la tela y sobre todo el relleno o puff pequeños que podremos colocar en zonas estratégicas de nuestra casa o utilizarlos donde mejor nos convenga sin demasiada dificultad. También tenemos que desterrar de nuestra cabeza la idea del puff como un saco de tela informe, actualmente muchos de ellos cuentan con formas bastante variadas y sobre todo con diferentes grados de rigidez dependiendo de la sensación que queramos provocar. También tienen diferentes motivos en cuanto a la tela y a los materiales utilizados en ellos. 


Taburete puff 


Cuando piensas en un taburete normalmente solemos pensar en el típico de madera de 3 o de 4 patas, pocas veces podríamos llegar a pensar en un puff como una forma alternativa de taburete. Las forma tradicional del puff es el saco de tela informe, sin embargo dependiendo de la rigidez que utilizamos en el relleno y el tipo de tela podemos hacer que adopte una forma determinada. Una de las formas más populares para este tipo de puff es la forma en cubo, que normalmente suele servir como sustituto para taburetes y cojines amplios. 


Es difícil que un cojín acabe manteniendo la forma durante demasiado tiempo y les tendremos que ir cambiando el relleno, de la misma manera un taburete tradicional suele ser rígido y poco cómodo si esperamos que la persona se siente durante mucho tiempo en el. En este sentido el taburete puff combina lo mejor de ambos mundos, por un lado es cómodo cómo podría llegar a serlo un cojín y por otro es capaz de mantener la forma y la postura cómo podría ser en un taburete. Usar un taburete puff también nos asegura que vamos a ser capaces de mantener una mejor postura que si estuviéramos directamente sentado sobre un cojín y que a la vez no vamos a estar tan incómodos y por lo tanto cambiando continuamente de postura como podríamos estarlo en un taburete durante varias horas. 


Puff rígido 


Dentro de las diferentes combinaciones que podemos tener entre el relleno y la tela dentro de un puff de un taburete una de ellas es apostar por un puff rígido. Gracias a la rigidez que podemos darle al relleno y sobre todo a la resistencia de la tela podemos crear una sensación de robustez. Este tipo de rígidos mantienen mucho mejor la forma y ayudan a tener una postura correcta, pero tiene la desventaja de no ser tan fácilmente manipulables cómo serían los puffs suaves. Tampoco permiten adoptar la forma que queramos y carecen de la facilidad para recordar la forma que solemos asociar a un puff tradicional. 


Puff ovillo 

Otra manera que tenemos de encontrar los puffs es en la clásica forma de ovilla, en esta forma no son tan rígidos ni mantienen tan fácilmente la compostura cómo sería un taburete puff pero aún así son muy cómodos y sobre todo encajan muy bien en decoraciones más modernas y desenfadadas. Si lo que tenemos es una decoración moderna o minimalista, seguramente el utilizar un ovillo nos permitirá prescindir de otros elementos como pueden ser los taburetes o incluso algunas sillas. Combinada con una mesa baja de café un puff puede ser una solución muy cómoda y que no nos causará ningún tipo de dolor en la espalda o a articular. Además gracias a su facilidad para recordar la forma pero con la suficiente rigidez, podremos colocarnos diferentes maneras en nuestro puff: usándolo como taburete, cómo cojín o como apoyo para la cabeza mientras descansamos el cuerpo en el resto del suelo.

Más
QR code
Recently Viewed
No products
Top